¿Vienen los zombies?

Esta fue una nota sumamente bizarra que se generó en el estado de Florida, en Estados Unidos, pero que sin embargo le dio la vuelta al mundo por sus connotaciones Hollywood-culturo-poperas.

La policía del condado de Miami-Dade tuvo que matar a  Rudy Eugene, un individuo que al parecer tenía bastantes drogas en su sistema, y que estaba encuerado y comiéndose la cara de otro tipo llamado Ronald Poppo, este último uno de esos que los gringos llaman homeless, es decir, indigente que vive en las calle.

La razón del ataque no ha podido explicarse; el “caníbal” venía a pie (su coche se había descompuesto) durante uno de los días más calurosos de la zona y al parecer se había metido sales de baño (la nueva droga de moda). Primero se comenzó a desnudar para después encontrarse de manera fortuita con el otro y atacarlo.

Este extraño incidente coincidió con el de un estudiante de origen africano que mató, desolló y se comió partes de su compañero de cuarto de la Universidad de Morgan State en Maryland al igual con el de la fuga de Luka Rocco Magnotta un actor porno italiano quein también desmembró y se comió a su amante.

No estoy seguro donde comenzó el rumor, sin embargo en redes sociales empezó a circular el rumor sobre el apocalipsis zombie, tal como si de una película de Hollywood se tratara.

El TrendTopic “zombie apocalypse” llegó a segundo lugar en la lista de más buscados en Google (en inglés); en Twitter también logró colarse entre los primeros TT y la euforia llegó al grado que algunos bromistas se aventaron la puntada de filmar y subir a YouTube un ataque zombie.

La cosa ha llegado al grado ridículo que los Centros para Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos tuvieron que emitir un comunicado diciendo: No, no se conoce n9ingún virus que reanime a los muertos o que provoque reacciones del tipo “zombie”.

Lo curioso de esto es que hace algunos meses estos mismos centros utilizaron el tema de los zombis 8ª manera de ejemplo) para desarrollar una campaña de prevención contra los desastres naturales.

Chequen el sitio.

Sin embargo a pesar de todos los signos de la llegada del fin del mundo, la verdad es que en este caso debemos de manifestarnos más nacionalistas y esperar la buena, es decir, el Apocalipsis Maya de finales de año.

Denos lo que queda del 2012, ¡por dios!

Imagen: Centers for Disease Control and Prevention