Facebook patenta un algoritmo

Para nadie es un secreto que las redes sociales como Facebook se han convertido en un espacio ideal para que las marcas conozcan y reconozcan a sus nichos de mercado con mayor precisión.

La información que se genera de la actividad de los usuarios en estas plataformas es vital para diseñar acciones de comunicación y mercadotecnia que cubran una de las exigencias más recurrentes entre los consumidores: la personalización.

 

Así tiene sentido que el 59.3 por ciento de los responsables de mercadotecnia a nivel mundial califican el manejo de datos como una actividad crítica para el buen desempeño de todos los procesos que se relacionan con el crecimiento de una empresa, con lo que el 56.3 por ciento de las empresas aumentaran sus presupuestos anuales destinados a esta disciplina, mientras que para este año se espera el 68.6 por ciento de las compañías incremente aún más los volúmenes de inversión destinados a este concepto, de acuerdo con estimaciones de Amdia.

Esto es bien entendido por las plataformas de interacción social, que han encontrado la manera de capitalizar las grandes y valiosas bases de datos que sus servicios generan a favor del desarrollo de soluciones publicitarias que sean cada vez más atractivas para los anunciantes.

Facebook es una de las empresas que ha sabido capitalizar con inteligencia este activo y en su camino por hacer crecer su negocio todo parece indicar que patentó sus sistema que permitirá tener una idea del nivel de ingresos que posee cada uno sus suscriptores.

Así lo reporta diversos medios como el Daily Mail, en donde la información indica que aunque está idea está patentada por la red social de Mark Zuckerberg desde julio de 2016, no queda claro si realmente se implementará.

Sobre esta tecnología, compartimos algunos puntos que debes conocer:

 

  • Definir nivel de ingresos: Al tomar como punto de partida la información personal disponible en cada perfil a la red, respuestas directas al usuario así como actividades recurrentes y cotidianas en la red, este sistema es capaz de definir el nivel de ingresos de cada persona.
  • Datos que considera: Entre la información que se evalúa en este sentido destaca el nivel de educación, lugar y posición en el empleo, historial de viajes y propiedades del usuario. DE esta manera, a partir de preguntas indirectas y la interpretación de cierta información es posible sueldo que percibe cada usuario de la plataforma.
  • Funcionamiento del sistema: EL programa evaluaría a cada persona en función de preguntas estructuradas a manera de un árbol. Es decir, la calificación de los usuarios parte de una primera pregunta en general y común como la edad. A partir de este punto, las siguientes preguntas se modifican con base en las repuestas entregadas. Cada respuesta está asociada a una puntuación.
    • Valoración y segmentación por “clases”: La suma final de los puntos determinaría la clase a la que el usuario estudiado pertenece, en donde se agruparían en tres grandes grupos (clase trabajadora, clase media y clase alta. Con esta información la plataforma podría ofrecer espacios publicitarios a los anunciantes determinado por el grupo socioeconómico al que quieran dirigirse.
  • Aunque aún no se sabe si este sistema se pondrá en marcha, lo cierto es que Facebook deberá ser muy cuidadoso al intentar manejar información tan sensible como los ingresos de sus usuarios.

    El consumidor está cada vez más preocupado por la seguridad y privacidad de su información; un movimiento que pueda ser leído como una amenaza a estos aspectos bastará para perder su confianza y ganar su desprecio.

    Basta con recordar cifras entregadas por Chartered Institute of Marketing (CIM), las cuales indican que el 57 por ciento de los consumidores no confío en las marcas lo suficiente para entregarles información, mientras que el 70 por ciento de los mismo asegura que no encuentra ninguna ventaja sobre el hecho de compartir datos personales con las compañías.

    Estos hallazgos son coherentes con un estudio realizado por Acxiom que concluye que sólo el 1 por ciento de los consumidores confía en que los anunciantes cuidarán y darán un buen uso a sus datos personales.

    Quizá la crisis de confianza y credibilidad que Facebook atravesó el año pasado fue un freno para poner en marcha este sistema dentro de la red social más grande del mundo; no obstante, esta tecnología podría aplicarse en otras propiedades del conglomerado, lo que podría ser bien recibido por los anunciantes, pero quizá no tanto por los usuarios. Todo está por verse.