Cuando el Disco murió

Esta semana que acaba de pasar nos entregó la noticia de dos muertes que, vistas en retrospectiva, tal vez no signifiquen nada para las generaciones actuales, pero que sin embargo en su tiempo dejaron su impronta en la música.

Donna Summer y Robin Gibb, cada uno por su parte y a su modo, fueron lo máximo en música popular de una época que ahora se llama “Los años Disco”.

¿Que fue eso? esta es una breve explicación.

La música Disco surgió en Estados Unidos de forma muy marginal, principalmente en tugurios frecuentados a mediados de los años setenta por negros, latinos y gays. En cierta forma era una contrapropuesta al Rock pesado, que en esos años veía a grupos como Led Zeppelin y Deep Purple encumbrarse.

Utilizando música de influencia Soul, Funk y de origen latino muy pronto comenzaron a florecer salones de baile que sólo tocaban música para bailar a los que llamaron discothèques (o discotecas, en español). De ahí la palabra se acortó a simplemente “Disco”.

Muy pronto comenzaron a surgir intérpretes del nuevo estilo: Donna Summer, Los Bee Gees, KC and the Sunshine Band, The Trammps, Van McCoy, Gloria Gaynor, The Village People, Chic y The Jacksons (el grupo desde donde Michael saldría a la fama).

Quizá el evento que transformó a la música disco de un fenómeno estadounidense a una tendencia global fue la película Saturday Night Fever, cinta que narraba la vida de Tony Manero, interpretada por un jovensísimo John Travolta, un chavo un tanto banal y su adicción a pasar las noches de sábado bailando en una Disco.

La banda sonora de la película, considerada en la posición 131 entre los 500 discos más importantes de la historia por la revista Rolling Stone, fue un verdadero ramalazo comercial. Aunque predominaban las rolas de los Bee Gees, contenía música de Tavares, KC, Yvonne Elliman, Walter Murphy y Kool & the Gang, todos ellos considerados como grandes exponentes de la época.

Desde Saturday… la música disco salió a conquistar el mundo; se pusieron de moda las Discos y, por alguna razón que no entiendo, también los programas de televisión donde la gente iba a bailar; aquí en México teníamos uno conducido por Fito Girón, Chela Braniff y la voz en off de Mario Vargas (¡¡fuegooo en la pista!!, decía), que llevaba el originalísimo nombre de “Dance Fiebre del 2” y pasaba en dicho canal.

-o-

Si Saturday Night Fever fue también el encumbramiento a nivel mundial de los Bee Gees, dentro de la gran cantidad de intérpretes de la ahora mundialmente famosa música Disco que surgieron fue Donna Summer una de las que más resaltó al grado que su nombre de batalla fue el de “La Reina del Disco”.

Este video es interesante por que está fechado en 1977 y podemos ver la dependencia que tenía la música Disco por los recientemente desarrollados instrumentos electrónicos.

Donna nació en una familia de clase media baja y comenzó a cantar en un grupo de Rock psicodélico, realizó varios “tours” en Europa y para 1975 compuso y luego cantó su primer éxito, “Love to Love You Baby“, de ahí vendrían “I Feel Love“, “MacArthur Park“, “Hot Stuff” y “No More Tears (Enough is Enough)”; obtuvo cinco premios Grammie y fue la primera en lograr colocar de manera consecutiva tres álbumes dobles en el primer lugar de las listas de popularidad.

La cantante frecuentaba la discoteca “Studio 54” de Nueva York que bien podría ser el santuario más importante que tuvo el movimiento disco (y que ya vimos una película protagonizada por Salma Hayek); entre los logros también figura el de haberse transformado en un ícono gay.

Por su parte los Bee Gees, un trio formado por los hermanos Barry, Robin, y Maurice Gibb, tuvieron una extraña historia ya que su carrera tuvo dos picos: el primero fue en la década de los sesentas.

Aunque vivían en Australia, recurrieron al manager de los Beatles, Brian Epstein, para promover su canción “New York Mining Disaster 1941” en 1967, éste les ayudó enviando a las radiodifusoras la cinta demo pero sin el nombre del grupo.

En las estaciones de radio pensaron que la rola era de los Beatles y comenzaron a programarla en alta rotación; gracias a esto la canción ganó mucha popularidad y le abrió la puerta a los Bee Gees a la Gran Bretaña.

La rola con el look “Beatle” tan de moda en la época

Por supuesto que esta fama fue un tanto efímera y es cuando llegamos a la “Era Disco” que nos reencontramos a los Bee Gees, pero en su versión para bailar.

Gracias a este “cambio de giro” los Bee Gees se transformaron en uno de los grupos más exitosos de la historia económicamente hablando; vendieron unos 220 millones de copias de sus discos y, por supuesto, se lanzaron a la fama junto con la película.

-o-

La era Disco ha sido enormemente criticada debido a la baja calidad de mucha de su música y de la enorme cantidad de “one hit wonders” que promovió.

Sin embargo fue un movimiento que ofreció una música más sencilla y más “disfrutable” que la que imperaba en esos momentos; le dio un nuevo giro a la diversión nocturna y en muchos sentidos seguimos sintiendo su influencia.

Tanto Donna Summer como Robin Gibb, fueron producto de la época y como tal permanecen en la memoria de muchos jóvenes setenteros que bailaron y se enamoraron con su música.